En esta sección intentaremos responder por anticipado las dudas que una familia interesada en integrar un perro de asistencia para niños con autismo en su hogar, de modo de poder clarificar en lo posible dudas básicas.
1. ¿Por qué elegir un perro y no otro animal?
Si bien hay casos exitosos de intervención con otros animales, como caballos, delfines, elefantes, etcétera, nosotros nos centramos en el perro porque es un compañero fiel, que acompaña al hombre hace miles de años y siempre está deseoso de servirle, a cambio de cariño y alimento.
El perro por si sólo tiene un efecto de calmante sobre el niño. El perro con hábitos y habilidades específicas para asistir a niños con autismo, tiene la posibilidad de apoyar al adulto responsable en el cuidado y re conexión del niño con el mundo que lo rodea.
2. ¿Puedo yo entrenar mi perro por mi mismo?
En Chile, los perros de asistencia deben ser entrenados y certificados por un entrenador de perros de asistencia debidamente inscrito en el registro de la discapacidad, del Registro Civil e Identificación.
3. Los perros de asistencia son demasiado caros
Debe considerarse que cada perro de asistencia fue un cachorro especialmente seleccionado de una camada. No todos los perros sirven, incluso podría darse que un perro seleccionado, deba ser desechado de un programa de entrenamiento.
Trabajamos con las mejores líneas genéticas, testeadas como libres de displasia de cadera y además chequeamos que nuestros cachorros posean un corazón sano.
Cada cachorro es esterilizado antes de los seis meses de edad y tiene todo el programa de vacunaciones y desparasitaciones que corresponde.
Lo que tiene mayor incidencia en el costo de un perro de asistencia para niños con autismo es el período de entrenamiento, el que abarca aproximadamente ocho meses, con aproximadamente 300 horas efectivas, período en el que adquiere hábitos y aprende las habilidades que lo harán útil para su usuario.
En USA, un perro de estas características tiene un precio que rodea los US$20.000 –US$25.000.
Por esto, nuestra Corporación siempre está buscando empresas interesadas en auspiciar proyectos de entrega de perros sin costo para usuarios aptos.
4. ¿Los perros sufren haciendo su trabajo?
Los perros de asistencia para niños con autismo que entrega la Corporación Junto a ti son entrenados en positivo, usando el método clicker training (Karen Pryor tm). Lo que nos asegura ejemplares deseosos de colaborar con su usuario.
Si bien el trabajo de los perros es en algunas ocasiones duro, en el proceso de entrenamiento se les enseña que eso es relevante para el usuario, por lo que hacen su trabajo con gusto, a pesar de lo exigente de la tarea.
5. ¿Por qué no usan perros recogidos de la calle?
Si bien las perreras y las calles son fuente de abastecimiento de excelentes individuos para programas de entrega de perros de asistencia, el utilizar individuos cuya carga genética y e historial clínico y psicológico esté evaluada y documentada, nos asegura intervenciones exitosas y carentes de riesgo para usuario y familia.
Sabemos que podemos esperar de nuestros perros.
6. No me gustan los perros, pero estoy desesperado (a)
El tomar la decisión de intervenir la vida de una familia con un perro, debe ser madurada y conversada con todos los miembros.
Si en el cuidado del niño intervienen más miembros, como abuelos, asesoras del hogar, debe conversarse sinceramente con todos ellos, ya que es normal que al momento de optar por un perro uno sólo vea beneficios, pero ojo, la otra cara de la moneda son los costos. EL perro es entregado joven, hay un período en que está adaptándose, puede haber accidentes de cacas o pipis dentro de la casa, rotura de juguetes, etc.
Teniendo claro que el perro debe ser aseado, bota pelos, etc, se invita a pensar en voz alta, a conversar a todo el círculo familiar, ya que el perro estará por mucho tiempo con la familia y su usuario.
7. ¿El perro morirá, que pasará?
La ley de la vida también corre para los perros de asistencia. Es normal que los seres vivos tengan un desarrollo y a cierta edad, nos dejen.
Por ley, los perros de asistencia deben ser retirados a los 10 años de edad.
La familia debe tomar todos los resguardos para que el perro tenga la mejor calidad de vida posible, para lo que se deben seguir los protocolos de cuidado veterinario, mas el cuidado del peso del ejemplar. Un punto aparte, pero no menos importante es el cuidado de la salud psicológica del perro, para lo que se debe observar manejar un ambiente adecuado, el que proteja al animal del estrés.
Si llegara a darse la situación de que el perro muriese, al ser éste un proceso normal del ciclo vital, debemos asegurarnos de que el niño lo conozca y entienda, de modo que pueda hacer un luto.
Por ningún motivo debemos esconder esto al niño. La desaparición inexplicable y repentina del compañero sólo logrará descompensarlo y dañarlo en cuanto emociones.
8. ¿Mis otros hijos pueden mimar al perro?
En general les recomendamos a las familias que sea el niño con necesidades especiales quien acaricie y alimente al perro, de modo que para él, no haya dudas respecto de a quien servir. La familia debe entender que el perro está ahí para servir a su usuario.
9. Le tengo miedo a los perro, hago esto por mi hijo
La intervención con un perro de asistencia puede ayudarlo a superar esta fobia, le recomendamos conversar con un especialista es esta área.
El perro de asistencia puede ser certificado como tal si y solo si demuestra ausencia de agresividad, por lo que puede estar completamente seguro que no correrá riesgos con un perro de asistencia entregado por la Corporación Junto a ti.
10. ¡No quiero que el perro se suba a la cama de mi hijo!
Una de las áreas más relevantes en las que el perro apoya a su usuario, es en el regular el patrón de sueño. E perro duerme con su usuario, en la misma cama.
Es casi un misterio el porqué, pero está demostrado que el niño no se despierta en la noche al estar con su compañero.
Como familia debemos estar preparados para hacer algunas concesiones en pos de la mejora del nivel de vida de nuestro hijo (y nuestro también).
Obviamente el perro puede subir a la cama sólo cuando va a dormir con el niño, no puede subirse ni a camas ni sofás cuando se le ocurra.
11. Tengo un gato y lo adoro
Nuestros perros son socializados con gatos, por lo que no hay problemas en este tema. Es importante que usted comunique verbal y no verbalmente al perro que éste debe respetar al gato.
12. ¿Para qué quiero un perro, no puedo salir a ninguna parte?
La ley 20.025 garantiza libre acceso a personas con discapacidad a cualquier parte, sea privada o pública, o medio de transporte, acompañado de un perro de asistencia debidamente entrenado.
Uno de los resultados positivos del uso de un perro de asistencia es que tiene un efecto puente con los demás: al ser un ejemplar muy bien socializado, se comporta como corresponde y permite hacer más natural la conversación del adulto responsable con los demás, en este caso, podría ser acerca de la integración, de la discapacidad del niño, etcétera.
Las familias usuarias de los perros de la Corporación Junto a ti son capacitadas en técnicas para negociar acceso a lugares como restoranes, supermercados, cines, con la finalidad de mejorar la autonomía familiar.
13. Tengo un hijo con autismo de 20 años, ¿Cuál es la etapa adecuada para insertar un perro en su vida?
En general, las integraciones exitosas se logran entre los 5 y los 8 años de edad, mayores ya tienen un patrón muy marcado y el perro no podrá beneficiarlos con todas las habilidades adquiridas en su entrenamiento.
Por otra parte, una de las cosas que el perro aprende a hacer es frenar los comportamientos de fuga. Si esto parte con un joven que ya pesa 55 kilos o más, el perro no podrá hacer mucho…
14. Tengo otros perros en casa
Nuestros ejemplares fueron bien socializados y su entrenamiento fue con otros perros, por lo que saben convivir.
Es relevante darles un espacio y que los otros perros los dejen hacer su trabajo y que no los agredan, con la finalidad de que no desaprendan aquello para lo que se les entrenó. Recuerde que el perro estará en la casa para una finalidad bien definida, el apoyar al adulto responsable en el cuidado del niño con autismo.
Si no puede manejar esta situación, estará en un problema, ya que el perro no podrá trabajar bien.
15. Adoro los perros, lo regalonearé y mimaré con mucha comida
Es muy lícito el querer a los animales. El perro de asistencia sólo come alimento concentrado, en su plato y a la orden.
El cuidado del peso del ejemplar tiene relación con cómo lo queremos, ya que el sobrepeso afecta las articulaciones y su corazón, por lo que debemos ser muy consistentes en el patrón de alimentación del perro de nuestro hijo.
La única fuente de placer y alimentación debe ser el niño. En la medida que sea posible, dele esta responsabilidad al niño, de modo que esta rutina de integración, sea parte de la educación en autonomía que siempre queremos para nuestros hijos.
16. Soy separada, a mi ex le cargan los perros…
Desgraciadamente los niños quedan al medio de las crisis matrimoniales. Debe llegar a un acuerdo con el papá del niño, aquí lo que está en juego es la seguridad y autonomía del niño. Si el menor queda en medio de una disputa, sólo él se verá afectado. Se recomienda a los papás tener la madurez para entender este tema y no utilizar ni al niño ni al perro como herramienta de extorsión.
Al momento de postular a un perro de asistencia, nuestra asistente social hará consultas respecto de este asunto, entre otras cosas, de modo de proteger tanto al niño como a nuestros perros.
Si hay motivos para pensar que la otra persona no la apoyará en esta aventura, aunque sea por su hijo, deberá ponerse en el peor de los casos, de modo de anticipar escenarios. Recuerde, usted no es una súper mujer ni un súper hombre.
17. Tengo muchas cosas que hacer, no quiero un perro a mi cargo además de todas las otras cosas que hago
Nada mejor que ser sincero en reconocer nuestras capacidades. En la desesperación por buscar apoyo sólo vemos los beneficios.
Si después de leer este asunto, tiene dudas si postular por un perro, le recomendamos conversar en familia, si lo quiere, puede contactar a nuestros especialistas.
Si a pesar de todo esto quiere apoyar a su niño con autismo acompañándolo con un perro de asistencia, bienvenido!
Equipo de la Corporación Junto a ti